Suscríbete a Estilo y Moda
Por RSS | Por email

Coco Chanel (1883-1971)

Chanel no fue la mejor modista de su época, pero no hay duda de fue la diseñadora más genial de todos los tiempos.
16
de mayo de 2006
0
La guerra de la diseñadora fue liberar a la mujer de su dependencia del hombre. Mademoiselle Coco abrió su negocio gracias a la ayuda económica de sus primeros amantes y encontró su lenguaje y sensacional estilo en el armario masculino. Chanel se apropió de los principios básicos de la elegancia masculina, calidad, comodidad, y proporciones que presentaban, sin exhibirlo, un cuerpo atractivo.

Chanel no fue la mejor modista de su época, pero no hay duda de fue la diseñadora más genial de todos los tiempos. Fundió lo masculino con lo femenino, la dureza con el encanto, la sencillez con el lujo y el ansia de dominio con la sumisión.

Gabrielle Chasnel nació el 19 de agosto de 1883, su padre era un vendedor deambulante de difícil carácter y su madre, proveniente de una familia campesina, murió joven a causa del duro trabajo y de los maltratos de su compañero. A los 12 años, Chanel fue recogida por las monjas de un hospicio y a los 18 se la envió a un internado para niñas de buena familia donde, dado que era un caso de beneficencia, dormía en una habitación sin calefacción y tenía que fregar las escaleras después de clase. La falta de cariño marcó su duro carácter.

A los 25 años conoció a un heredero del sector textil, Étienne Balsan, que le ofreció convertirse en su amante. La joven accedió, siguió a su millonario y pronto empezó a conocer a las damas de la belle époque, de gran busto y trasero prominente. Chanel destacaba entre ellas con su pelo recogido, sus cejas pobladas y su aire andrógino y práctico. Las demás mujeres empezaron a preguntarle dónde compraba sus prendas deportivas y sus sombreros de paja redondos. Coco comprendió que tenía el talento de convertir poco en mucho. Balsan le cedió su apartamento en París y ella abrió un taller de sombrerería. Poco después conoció a Arthur Boy Capel, heredero inglés de minas de carbón, que le financió el traslado a la calle que durante el resto del siglo se asociaría con el nombre Chanel, la Rue Cambon.

En verano de 1913 abrió su primera boutique en Deauville y dos años más tarde, otra en Biarritz. Sus túnicas de punto, sus blazer de franela, sus faldas rectas, sus vestidos veraniegos de tela de pañuelo y sus primeros trajes Chanel fueron el último grito entre las damas de la alta sociedad.

Coco Chanel fue una diseñadora en el sentido moderno de la palabra, una predecesora de Calvin Klein y Ralph Lauren, pues no solo vendía a sus clientas una nueva figura, sino también una nueva manera de entender la vida. Desde el principio, el lema de su casa fue la movilidad, tanto en el sentido concreto como en el figurado. Si sus modelos se adaptaban al cuerpo, su estilo reflejaba el espíritu de los años 20. Su obsesión radical por el aspecto práctico de la moda sumada a la renuncia de los extremos visuales típicos de otros diseñadores, convirtió el estilo de Chanel en intemporal.

Para celebrar su cuadragésimo cumpleaños Coco lanzó su primer perfume, el Chanel Nº5, fiel a su propio estilo, con un frasco geométrico, su nombre y un número.

Durante la segunda mitad de la década se mostró cansada, la Segunda Guerra Mundial era inminente y ella intuía que su mundo estaba a punto de desaparecer. En 1939 Inglaterra y Francia declararon la guerra a Alemania, Coco cerró su empresa y despidió al personal. Desde su refugio de Lausanne, Chanel asistió al triunfo de Christian Dior que presentó en 1947 su New Look, estilo que imponía la cintura de avispa, las faldas almidonadas y la chaqueta. La moda volvía a estar en manos de los hombres, la silueta se sometía a los deseos masculinos y eran diseñadores como Dior o Balenciaga los encargados de crearla. Mademoiselle, a pesar de contar ya con 70 años, decidió organizar su regreso. En 1956 la diseñadora volvía a ganar la batalla con su nuevo traje de chaqueta ribeteada y botones decorados con una cabeza de león, con sus broches de cristal multicolor y sus bolsos con cadenas.

Tras su regreso, Coco había completado el arsenal que Karl Lagerfeld usó para su estilo doble C para los años 80. En sus colecciones de finales de los 90 pareció regresar a raíces del estilo de Coco, rusticidad refinada, aire juvenil y elegancia sin artificios.

Información extraida del libro de Charlotte Seeiling "MODA. El siglo de los diseñadores" Editorial Könemann.

Por Ana Alvarez
http://www.estiloymoda.com
Artículos relacionados
Comentarios
Usuarios
E-mail:
Clave:
Recordar este usuario

[ Cerrar esta ventana ] 
cargando
Estilo y Moda
Tu portal de moda, noticias, complementos, agenda... Descubre con nosotros las tendencias que se ponen de moda y marcan la temporada.
Suscríbete a Estilo y Moda: